Archivo de octubre, 2009

Artículo de Fernando Monzón en Moneda Única

Este artículo corresponde a la publicación nº 90 de Moneda Única de Octubre de 2009.

Puedes descargarte el artículo en PDF:   fernandomonzon_monedaunica

Fernando Monzón prepara Sphairos, la nueva película de Ángel Orensanz

Ángel Orensanz ha rodado junto con Fernando Monzón y el equipo de 3lemon su nueva película Sphairos. El artista aragonés de renombre internacional quiere introducir así su obra a personas que aún no la conocen.

El estreno de la obra se debate entre dos posibles fechas: el 10 de abril, coincidiendo con el Orensanz´s day (el día de Orensanz en Nueva York), o en un acto multitudinario en su Fundación en nochevieja. Asistirán al estreno personajes como Robert de Niro, Susan Sarandon o Mia Farrow.

orensanz_fernandomonzon1

Ángel Orensanz en la ribera del Ebro

orensanz_fernandomonzon2

Orensanz y Fernando Monzón en la rueda de prensa del hotel Zentro

orensanz_fernandomonzon3

El valor productivo de la mala leche: Marketing de guerrilla

Escena: Un grupo de rebeldes sin recursos son capaces de destruir la “indestructible” Estrella de la Muerte. El argumento exitoso de la película más taquillera de todos los tiempos es la identificación del punto débil de la infalible máquina de destrucción del Imperio. El resto es pan comido: unas naves pequeñas en forma de X destruyen el alma del Lado Oscuro.

A pesar de los supuestos del imaginario colectivo, a nuestros apreciados americanos del norte les encanta la estética del pequeño que vence al poderoso. En marketing se denomina “guerrilla”, en español, a esa forma de combatir. Y es que es en nuestro país donde el concepto que hizo famoso David (del bestseller La Biblia) se desarrolló hasta el refinado nivel que ahora se discute en los más prestigiosos foros de marketing del mundo.

Mal que les pese, a nuestros colegas americanos les falta el ingrediente secreto. No se trata de una pócima psicotrópica como la usada por los galos de Asterix, ni del misterioso 7x de los chicos de cocacola; la clave es la mala leche, desarrollar la capacidad de focalizarla y orientarla al objetivo. Viriato, los almogávares, la resistencia al francés y numerosos ejemplos que me vienen a la mente, han logrado que el enemigo que penetraba en nuestra península, un ejército reglado con soldados bien pagados, haya soñado cada noche con volver a su casa preguntándose en todo momento “qué hago yo aquí, en este país de salvajes”.
Atacar donde no te esperan, en el momento adecuado, de una forma imaginativa (eso es marketing de
guerrilla) y además humillando al enemigo para que la noticia de su desgracia corra como la pólvora (eso es marketing viral) es la clave para desanimar a cualquier multinacional, funcionario, empleado acomodado o similar. El problema de las grandes corporaciones para hacer estrategia de guerrilla es que sus miembros, sobre todo los que ocupan cargos directivos, carecen del “instinto asesino” del guerrillero. De hecho, muchas veces los empleados practican tácticas de guerrilla contra la propia corporación.
En un escenario como este todo depende de nuestra condición y espíritu: si eres pequeño, estás cabreado con los líderes del mercado y no tienes demasiado que perder: ¡a por ellos! Si por el contrario eres grande; debes contraatacar, preparar acciones de operaciones especiales y sobre todo anticiparte a los planes de ese enemigo que, aunque en ocasiones no veamos, tenemos la certeza de que está ahí fuera, esperándonos con mucha mala leche.

Ir arriba